26/4/13



¿Hacia dónde vamos? Ideas tecnológicas, públicas y privadas

¿Cómo pensar el videoarte en plena avalancha tecnológica? El reto de la experimentación y la resistencia, al igual que en los años 60, continúa marcando la historia de esta expresión artística. Paradójicamente, lograr hoy un acercamiento a la imagen en movimiento resulta más fácil, pero a la vez más complejo, en medio de la gran democratización tecnológica que nos signa; alrededor de este tópico centró su intervención el historiador del arte, Javier González Vilaltella.

Las nuevas tecnologías de acceso y almacenamiento de información como YouTube brindan la posibilidad de tener acceso a todo tipo de imágenes en movimiento, desde registros de acontecimientos familiares o de la vida diaria, hasta verdaderas joyas, como las experimentaciones fílmicas de Marcel Duchamp que mostró el profesor español.

Por otra parte, enfatizó que en medio de la inundación tecnológica actual no debe dejarse en el olvido la naturaleza experimental del videoarte. “El carácter formal y experimental del videoarte, si el autor no sabe lo que quiere, no sirve para nada. El formalismo del video tiene que tener el sentido de investigación de la imagen. Las imágenes tienen que decirnos algo.”

Interesante resultaron también sus criterios del teórico español sobre los videojuegos. Para quienes están acostumbrados a ver los entretenimientos digitales como pura enajenación, Vilaltella les insiste en mirar también desde el arte: “el videojuego está en crisis, se está reorganizando el campo y se están planteando nuevas narrativas”.

Este primer día de reflexiones teóricas concluyó con una mesa que abordó el tema del videoarte y las intervenciones en espacios públicos.

Moderado por la Doctora en Ciencias sobre Arte Teresa Bustillo y con la participación de Pieter Geenen de Bélgica, Adriana Vila de Venezuela y Luis Macías de España,  en el panel se dialogó sobre la contradictoria relación entre lo público y lo institucional y lo público y lo privado.

En sintonía con las primeras reflexiones de Javier González Vilaltella; Adriana Vila y Luis Macías, quienes conforman el grupo Cráter, conversaron sobre cómo se acercan al videoarte, pero desde la tecnología analógica. “Nuestras proyecciones salen de los límites convencionales del cine clásico y se le exige al público una participación mayor. El espacio de un museo exige un tipo de ritual de comportamiento, mientras que el espacio público, sin pertenecer a una institución, permite una relación más inestable.”

La búsqueda de nuevas formas de generar imágenes en movimiento marcó desde el inicio la historia del videoarte. Esos primeros presupuestos, ahora con nuevas tecnologías a cada paso, continúan en los cimientos de la videocreación. La intervención en los espacios públicos es una de las maneras de resistir y acercar esta manifestación del arte a la gente. Hacia dónde vamos hoy es difícil saber, pero por qué caminos andamos lo podemos decir: aún transitamos por los tiempos de la resistencia y la experimentación. 
  
Por: Susana Vázquez Vidal, Equipo del Festival Internacional de Videoarte de Camagüey.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal