28/6/16

FIVAC a tiempo







Cro, nos y otros tiempos

¿Qué es el tiempo? ¿Cómo podemos demostrar su existencia? ¿Hasta dónde vivimos un tiempo nunca antes vivido y que no volveremos a vivir? Si sentimos que el tiempo se acaba, ¿realmente se acaba? ¿Qué necesitamos del tiempo, además de su existencia? ¿Los dadaístas también lo habrán negado?

De estas preguntas, más que sus respuestas, me interesa la perturbadora fascinación que me provoca percibirme atada, contenida, manipulada por una noción que aparentemente cabe en una caja con manillas pero que, en sensu stricto, me (nos) desborda y solo el Infinito pareciera servirle de sinónimo.

El arte es también un poco así. Los teóricos, críticos, curadores, estetas, profesores nos empeñamos en arrancarle las entrañas, so pretexto de entenderlo, sin percatarnos de que al final el mejor saldo conseguido no pasa de ser un pacto con nosotros mismos, y que el arte sigue siendo y existiendo más allá de nuestras precarias y rudimentales posibilidades de elucidación.

¿Qué esperar entonces del maridaje inclemente del arte y el tiempo? ¿Cómo asir “las alas impalpables de la luz rota” sin trocar el gesto en el ademán grotesco que no pretende ser? ¿Quiénes se atreverían a remedar a Pandora y desatar los maleficios de un encuentro proscrito por las leyes de los hombres? Esos espíritus viriles, iconoclastas, temerarios son los artistas.

Cro, nos y otros tiempos solo quiere inquietar a los quietos y comulgar con la inquietud de quienes procuran, una y otra vez, indagar, advertir, incluso subvertir, con la irreverencia de quien no teme y con la modestia de quien no sabe cuánto le debemos.

En términos morfológicos, la muestra es intencionalmente heterogénea. Hay obras europeas, asiáticas, americanas -tanto del Norte como del Sur, que también ya es un Norte- y cubanas; y como si la diversidad geográfica no fuera suficiente, he seleccionado obras a través de las cuales pueda estructurarse un caleidoscopio audiovisual sinonímico de la pluralidad discursiva que vivencia la videocreación contemporánea.

Loop Loop es un experimento visual sumamente virtuoso en el cual su autor, a través de un sentido muy expresivo de la edición, obtiene un collage de imágenes que pasa caprichosamente y fuera del alcance de nuestra voluntad, a una velocidad que juega con la posibilidad de hacer perceptible o no la realidad. ¿Es el tiempo el que se adelanta y regresa? ¿Es la realidad resultado de esa percepción defectuosa e incompleta? Loop Loop no responde; solo pregunta. Por su parte, Parallel muestra un circunloquio inteligente en el que la belleza del lenguaje suaviza la severidad de las ideas. Con un singular tratamiento visual, el artista nos tienta a dudar junto con él sobre los límites entre la realidad y su representación, sobre la (im)posibilidad de la ubicuidad y sobre la constante paranoia existencial del ser humano. En el caso de Retrato de Familia estamos en presencia de una obra mínima e intensa a la vez, que discurre a través de las huellas del tiempo -y de todo- en una familia: los que se van, los que se van y regresan, los que persisten, los que nunca estuvieron, mientras que Avanzar es un problema perceptivo nos devela el carácter ilusorio del movimiento.

Rebirth y Winter, Car Crash juegan con una de las dimensiones más escurridizas en el tiempo: la edad de los hombres. El primero, con referentes explícitamente escatológicos, muestra los desgarramientos fisiológicos y psicológicos que implica nacer, que implica el advenimiento de la vida, con la única diferencia de que quien nace es un adulto y lo suponemos consciente el episodio que vive. La segunda obra apela a un lirismo mucho más confortable con el cual la finitud del camino no se traduce en angustia. Por último hago mención a…And while we are on the air, Lo que falta se lo llevó el viento y Fast Forward. Estas tres obras se burlan descaradamente de los convencionalismos del tiempo o, mejor dicho, de nuestros convencionalismos para entender el tiempo.

En fin, que Cro, nos y otros tiempos es sobre todo un pretexto para preguntar más que para responder; para sospechar más que para afirmar; para los paréntesis más que para las historias oficiales. Que Cronos nos perdone, y el tiempo nos permita olvidar tamaña herejía.

Teresa Bustillo Martínez

Relación de obras por muestras

Muestra 1
Retrato de familia, 13’50’’
Alejandro Calzada Miranda, Cuba

- Memoria perdida, 2’20’’
Felipe Barros, Brasil

Muestra 2
- Rebirth, 6’42’’
Andreas Mares, Austria

- Winter, Car Crash, 3´47´´
Andrés Maloberti, María Lacasa Anguinaga, España

Muestra 3
- Parallel, 7’44’’
Owen Erick Wood, Canadá

- Trains de vie, 3’19’’
Sebastien Pesot, Canadá

- Outro tempo, mesmo tempo, 4’20’’
Angella Conte, Brasil

Muestra 4
- …And while we are on the air, 2’13’’
Paul Allsopp y Andy Weir, Reino Unido

- Lo que falta se lo llevó el viento, 3’05’’
Pablo Domínguez Sánchez, España

- Flash Forward, 10´31’’
Arturo Infante, Cuba

Muestra 5
- Loop-Loop, 5’13’’
Patrick Bergueron, Canadá

- Focus-Pocus Videoparadox, 3’13’’
Albert Aleksanteri Laine, Finlandia

- Skycrapers, Zombie2, 2’0’’
Dmitry Bulnygin, Rusia

Cron, us and other times

What is time? How can we attest to its existence? How long will we live a time we have never lived before and we shall never live again? When we feel that time is over, is it really over? What do we need from time, besides its mere existence? Would the Dadaists negate time as well?
What interests me about these questions is not the answers; but the disquieting fascination of feeling myself bounded, restrained, manipulated by a notion that fits in a box with handles. A notion that –in its strictest sense- overwhelms me (us), and it’s seemingly synonymous with the Infinite.
Art is a lot like that. Theorists, critics, curators, aesthetes, and teachers strive to unravel it, on the pretext of understanding it; unaware that the best we can get from it, is a pact with ourselves, and the certainty that art exists and will continue to existing beyond our meager and basic capabilities of elucidating it.
What to expect, then, from the inclement merger between art and time? How to seize the imperceptible wings of the broken light without turning the gesture into a grotesque action? Who would dare impersonate Pandora and unleash the evils of an encounter that has been proscribed by mortals? Those virile, iconoclast, dauntless spirits are the artists.
Cron, us and other times merely intends to unsettle the soothing spirits, and share its restlessness with those who try- time after time- to seek out, to warn, to even subvert with the irreverence of the fearless and with the modesty of those that are unaware of how much we owe them.
Morphologically, the exhibition is intentionally diverse. There are European, Asian, American- from the north, and from the south, which is also our lead- and Cuban artworks. And if this geographical heterogeneity wasn´t enough, I´ve selected artworks that conform an audiovisual kaleidoscope that resembles the discourse plurality of contemporary video art.
Loop Loop is a highly virtuosic visual experiment through which the author presents, by means of a very expressive edition, a collage of imagery that passes before us -capriciously and beyond our will- at a speed that plays with the possibility of making us –or not- perceive our reality. Is it time that fast-forwards and rewinds? Is reality the result of that incomplete and imperfect perception? Loop Loop has no answers; it only queries. On the other hand, Parallel displays a keen circumlocution in which the beauty of the visual language softens the harshness of the artistic concept. The artist entices us – with a peculiar visual treatment- to join him into questioning the boundaries between the reality and its representation, the (im)possibility of ubiquity, and the endless existential paranoia of human beings. Retrato de Familia is a minimal and intense artwork that portrays the traces of time- and of everything- in a family: those who depart, those who depart and return, those who remain, those who have never been. Avanzar es un problema perceptivo reveals the deception within the motion.
Rebirth and Winter, Car Crash play with one of the slipperiest time dimensions: human aging. The former represents – by means of explicitly scatological referents- the physiological and psychological agony of being born, of coming to life. This birth is experienced by a grown-up who is seemingly aware of the event. The latter, displays a much more comforting lyricism through which it is evident that the finiteness of the journey does not lead to anguish. And finally, …And while we are on the air, Lo que falta se lo llevó el viento and Fast Forward. These three artwoks openly mock time conventionalities…or rather, our conventionalities to elucidate time.
All in all, Cron, us and other times is, above all, an excuse to inquire rather than answer; to suspect rather than assert, a side story within the main plot. May Cronus forgive us, and may time erase such a heresy from our memories.
Teresa Bustillo Martínez

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

9/4/16

Cuba y Noruega ampliarán cooperación cultural




El máximo representante del país nórdico en Cuba dijo a Prensa Latina que su sede diplomática se convirtió en el segundo patrocinador, de su tipo, a planes culturales en la nación antillana.

Afirmó que en los próximos años extenderán su colaboración a las provincias del centro y oriente del país, pues sus esfuerzos se centraron generalmente en la capital.

De visita en esta ciudad, ubicada a 530 kilómetros de La Habana, Opdhal reconoció el trabajo de proyectos artísticos y valoró como positiva la idea de convertir a Camagüey en la sede principal de su cooperación en el resto del territorio insular.

En la urbe el diplomático asiste a la inauguración de la primera muestra de cine organizada entre su país y Suecia en Cuba, la cual llegará este mes a las ciudades de Las Tunas (12-15 abril), Bayamo (21-24 abril) y Holguín (28-30 abril).

Agradeció la labor de la Cinemateca de Cuba y del Instituto del Arte e Industria Cinematográficos, los cuales ayudaron en la organización del programa que incluye cinco estrenos de filmes nórdicos.

Sentenció que si bien ellos intentan mostrar a los cubanos la idiosincrasia e historia de sus países, tienen mayor interés en apoyar el desarrollo cultural de la nación caribeña, la cual asombra por la originalidad de sus talentos.

Aquí intercambió con bailarines de la compañía de danza contemporánea Endedans, una de las más prestigiosas de la isla; dialogó con artífices de la plástica; y recorrió la sede del Festival Internacional de Videoarte de Camagüey (FIVAC).

El FIVAC es el más importante certamen internacional de videoarte y tendencias audiovisuales contemporáneas realizado en Cuba, y desde el 2009 cuenta con la ayuda de la Real Embajada de Noruega.


Rafael Gordo Núñez

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

8/4/16

Abre sus puertas la Sala Georges Méliès, del proyecto El Circuito.





Con la exhibición del corto “Soy redonda” y la película “El abuelo que saltó por la ventana y se largó” quedó inaugurada este jueves en Camagüey, la Muestra de cine noruego y sueco contemporáneo en provincia.

Más allá de la posibilidad que tendrán los camagüeyanos de disfrutar hasta el domingo 10 de abril de la decena de obras que conforman esta Muestra, el hecho marcó otro acontecimiento importante que no debe pasar desapercibido: la reinauguración luego de más de una década en desuso, del antiguo cine Encanto, único de la provincia que aún posee en funcionamiento su pantalla de más de 12 metros de largo.

Esto pudiera parecer un detalle más, pero no lo es. El cine todavía se produce pensado para los grandes formatos y a pesar de que una buena película se puede disfrutar también desde un televisor o la pantalla de una computadora, la experiencia no es igual. La sensación envolvente de la pantalla grande, el diseño acústico, la reducción de los posibles distractores por la inmovilidad a que obliga la sala oscura y la complicidad que genera, ofrecen al espectador las condiciones necesarias para poder disfrutar al máximo de la película.

Por supuesto, que a esto se suma que la sala Méliès cuenta con un lunetario reparado por el Centro Provincial de Cine y un grupo de artistas locales para el 500 aniversario de la villa, un sistema de aire acondicionado y un confort general que también ayudan a que la visita al cine sea una salida agradable.

Con esta Muestra de cine noruego y sueco contemporáneo, la sala Méliès del proyecto El Circuito reactiva sus servicios que, aunque  centrados en la proyección de películas en 3D, también servirá como escenario para presentaciones de cine de autor, muestras fílmicas de otros países y estrenos nacionales.

De esta forma, la provincia vuelve a tener en funcionamiento uno de los cines con más historia y prestancia de la ciudad y para muchas personas la sensación de “el cine” con su gran pantalla deja de ser un recuerdo lejano, o incluso, una vivencia desconocida.

Por: José Raúl Gallego

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

12/3/16

Como esperando abril





Noticias de la próxima edición del Festival Internacional de Videoarte de Camagüey.

Luego de que el Festival Internacional de Videoarte de Camagüey (FIVAC) adquiriera carácter bienal, los años pares le traen a su Comité Organizador una cierta sensación de nostalgia mezclada con reposo cuando se acerca el mes de abril.  Sin embargo, este año 2016 no ha sido igual. La añoranza por los días del evento está, pero el reposo no.
La apertura del Circuito para la exhibición, el desarrollo y la investigación de los nuevos medios (Cedinm) ha implicado un trabajo constante para crear y mantener las exposiciones, talleres, conferencias y otras acciones socioculturales que se realizan en el espacio. A esto se suma la apertura de la Iniciativa Municipal de Desarrollo Local “El Circuito” que será la encargada de contribuir a aportar los fondos necesarios para realizar estos proyectos y también apoyar financieramente el desarrollo de las venideras ediciones del FIVAC.
La posibilidad de contar con un espacio propio ha permitido la realización de algunos cambios para la convocatoria de la próxima edición de FIVAC, a realizarse entre el 4 y el 9 de abril de 2017. Una de las transformaciones más relevantes es que no se cobrará cuotas de inscripción a los artistas cuyas obras sean seleccionadas para participar en el certamen, lo cual facilita la asistencia de muchos creadores foráneos que por razones económicas anteriormente solo podían enviar sus trabajos. En el caso de quienes deseen asistir como participantes, la cuota de inscripción se rebajó a la mitad (50 CUC para extranjeros y 50 MN para nacionales) e incluye el derecho a recibir el módulo de acreditación y asistir a todas las actividades del programa del evento.
Otro de los cambios importantes es que además de los tradicionales premios colaterales, para la próxima edición se otorgará una bonificación en metálico para al Gran Premio del festival.
También se trabaja en el diseño de un sitio web para el FIVAC, ques erá hospedado gracias a la colaboración de la Universidad de Granada, Campus de Melilla, y al cual los artistas podrán enviar sus obras, lo que viabilizará de manera considerable el proceso de recepción de los trabajos.
A estas facilidades e incentivos se suma la ampliación del evento al arte producido a partir de los nuevos medios, lo que permite la inclusión de temáticas como los videojuegos, la robótica, el net.art y aumenta las posibilidades de participación así como de colaboración con instituciones locales y extranjeras que incursionen en estas temáticas.
En ese sentido, FIVAC se propone aumentar la presencia de la Universidad de Camagüey “Ignacio Agramonte Loynaz” y otros centros del país cuyo trabajo se relacione con la producción a partir de los nuevos medios para diversos fines, con el objetivo de tender puentes que acerquen arte y sociedad.
Por otra parte, a finales de octubre del pasado año, se efectuó en la sede del Cedinm un encuentro con autoridades de varias universidades norteamericanas quienes mostraron interés por la participación de sus estudiantes en la próxima edición del FIVAC. Hasta el momento ya se encuentra confirmada la participación de alumnos y profesores de Montclair State University, de la University of Texas at Austin y University Wisconsin-Madison, esta última con una muestra de obras relacionadas con temáticas medioambientales. También ha expresado su intención de participar la Universidad Autónoma Metropolitana, de México.
Al igual que se hizo en las dos ediciones anteriores, FIVAC mantendrá su carácter itinerante con muestras en varios barrios de la ciudad y en otros municipios de la provincia de Camagüey.
En la pasada edición del festival, el público pudo apreciar más de 150 obras de artistas de 36 países, siendo Cuba, Estados Unidos, España y México los más representados. Los cambios organizativos realizados para esta edición, el amplio trabajo de preparación y promoción que ya se realiza, así como el creciente prestigio del festival, se espera que garanticen una concurrencia mayor para el próximo año.
La convocatoria al VII Festival Internacional de Videoarte de Camagüey se presentará oficialmente el próximo mes de abril.