8/4/15



RESISTIR EN LA ESPERANZA

Para quien no viva en Cuba, La Próxima Resistencia puede presentarse como un espacio de confrontación. Para los cubanos es, además, un medio de salvación. Y ello se debe a las singulares formas de producción y distribución de videocreaciones en una isla desconectada, tanto en el ámbito tecnológico como en la capacidad de algunas instituciones para pensar y obrar en función de sus artistas heterodoxos, aunque por fortuna estos encuentren recursos alternativos desde los cuales elaborar sus postulados.

La muestra, organizada desde la segunda edición del FIVAC por la Dra. C. Teresa Bustillo, suple una necesidad de intercambio con proyectos curatoriales pensados desde realidades políticas y sociales de diversas partes del mundo, y permite la exhibición aquí de piezas de artistas cuyos proposiciones estéticas difieren entre sí, sin que por ello dejen de relacionarse en un tejido que aunque denso es siempre válido.

Pero La Próxima Resistencia es también un ejemplo de cuánto se puede hacer desde el arte para replantear los mecanismos mediante los cuales las minorías tendrán que enfrentarse —citando a Paik— a aquellos que poseen helicópteros y satélites.

“Aun cuando la videocreación tiene su origen en la década del 60, yo me atrevo a decir que no cuenta con años suficientes para revelarse como una morfología clásica. Sin embargo, y pese a su carácter experimental, es evidente el papel transgresor y crítico que hoy asumen diversos creadores. En el caso de Cuba es manifiesto el interés de los realizadores en discursar sobre estas zonas álgidas, las cuales no siempre reciben la atención de las ciencias sociales y humanísticas. Para mí ha sido muy gratificante encontrar en esta edición de La Próxima Resistencia obras cubanas en proyectos curatoriales de otras latitudes”, expone Bustillo.

En tal sentido la Dra. C. Laura Baigorri, de la Universidad de Barcelona, se refirió en el Noticiero FIVAC a la capacidad de este encuentro curatorial para fomentar el artivismo en este lado del planeta, e insistió además en la responsabilidad ética del autor cuando trabaja en este ámbito. “Creo que el espacio se une a un grupo de gente que en Europa y otras partes del mundo también está luchando por esto”.

Resulta llamativo cómo desde Europa, Baigorri se ha interesado por la cotidianidad creadora generada allende los mares. Y en esa línea sitúa su análisis cuando propone la muestra Video crítico en América Latina y el Caribe, enriqueciendo la perspectiva que sobre los nuevos medios se tiene en Cuba.

Para Annie Auchere Aguettaz la realidad de América Latina y Europa, si bien pueden distar culturalmente entre sí, no difiere en el papel del artista como actor social. “Yo encuentro en La Próxima Resistencia un ejemplo inteligente de curaduría. Me parece que es un proyecto pensado para varios públicos, porque no solo basta con escoger los materiales. Es necesario entender la curaduría desde una visión holística”.

Y es esa precisamente la intención perseguida por Annie con su Ahora/Mañana, donde señala las preocupaciones de jóvenes radicados en Francia, quienes sin apartarse de sus idiosincrasias, confluyen en visiones muy similares. Una muestra de la labor desarrollada por Auchere en su natal Annecy con la organización Imagespassages.

Para la Ms. C. Caridad Blanco, presente con Las otras narraciones, todavía son inmensos los retos de la curaduría de videocreación en Cuba, pero halla en iniciativas como La Próxima Resistencia un medio para el diálogo crítico y constructivo.

“Las obras nacidas al amparo de los nuevos medios necesitan recursos lo mismo para hacerse que para representarse. Una de mis divisas ha sido más con menos. Pero llegar aquí y encontrarse con el CEDINM es una verdadera esperanza, sobre todo porque creo que ahora mismo es la pantalla más grande para este tipo de exhibiciones en Cuba. Es importante la sistematización de estos lugares, porque las formas de distribución y consumo están cambiando”.

¿Qué otros desafíos enfrenta la realización de curadurías de videocreación hoy en Cuba?

“Además de los retos en materia de exhibición, hay otros de orden conceptual. Existe poca información sobre las cualidades y características de las obras en sentido general, sobre todo porque la mayoría del pensamiento que ha tenido soporte está relacionado con la crítica cinematográfica. Y también ahora mismo la desconexión no nos permite entrar a la red. Por eso en con mi muestra en La Próxima Resistencia intento llamar la atención en este país sobre el hecho de que la animación no es un territorio reservado al cine” —acotó la historiadora de arte.

Autor: Rafael Gordo Núñez, Fuente: Oficina del Festival Internacional de Videoarte de Camagüey

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal