14/3/13


Feedback con el FIVAC

Publicado en Adelante Digital, Viernes, 02 Dic, 2011

El cuarto Festival Internacional de Videoarte de Camagüey (FIVAC) confirmó la importancia de la retroalimentación constante entre críticos y exponentes de un género no convencional dentro de las artes visuales limitado desde el punto de vista de la promoción, la circulación y el mercado de las obras.

Las proyecciones nocturnas en la plaza San Juan de Dios constituyeron uno de los atractivos para delegados, participantes y espectadores, quienes ocuparon gustosos el centro de un espacio que arquitectónicamente preserva el espíritu de la añeja ciudad.

También el contrapunteo desde una postura ética enriqueció cada discusión propiciada por un evento alternativo como este, que muy pronto devino un puente cultural e intergeneracional.

DEBATE CULTURAL

Las sesiones teóricas reafirmaron la capacidad del FIVAC para hacer confluir criterios diversos en torno a la videocreación, a partir de las tendencias actuales, las nuevas prácticas y tecnologías desde las experiencias de artistas de diferentes países.

"Anteriormente era necesario hablar sobre el concepto de videoarte, en qué marco no íbamos a referir", afirmó la prestigiosa crítica cubana Magali Espinosa, que consideró maduro el programa teórico a propósito de los temas abordados en la edición acerca de las ferias de videoartes, del cómo se puede divulgar y consumir y de su ayuda a la comprensión de esa práctica creativa en Cuba.

EDICIÓN MUSICAL

El cuarto FIVAC abrió en la Plaza San Juan de Dios con una conjunción mágica de las cuerdas, a cargo de la Orquesta de Cámara del Conservatorio de Música José White, dirigida por el maestro Sidney Campbell.

Dos intenciones del FIVAC son la confluencia de las diferentes manifestaciones artísticas, pues el videoarte en sí mismo resulta integrador, y el aporte a la integral formación de los estudiantes de otras especialidades de las artes, destacó el director artístico del evento Humberto García Brañas.

Esta edición resaltó el quehacer de agrupaciones como la Orquesta de Cámara de Camagüey, el dúo de contrabajo y piano A Piecere  y el grupo Musicora --colaborador desde el primer FIVAC-- que en la clausura compartió el escenario con el saxofonista César López a tiempo de jazz.

EXPERIENCIAS MÚLTIPLES

Dixon Daniel Calvetti se convirtió en el primer venezolano que asiste al FIVAC. Vio la convocatoria en internet y se aventuró por la confrontación artística y teórica de este evento que considera único en América Latina. Una vez aquí le fascinó más como sitio de encuentro, por los aires y el aura que le imprimieron a la ciudad.

"El videoarte para los latinoamericanos es caro, acotó Dixon. Conozco artistas que no tienen cámara y hacen su obra con cámaras prestadas. Eso sucede en muchos países latinoamericanos. Los anglosajones y europeos tienen la tecnología pero no crean espacios como el FIVAC, que con su austeridad genera un nivel más creativo al asumir la videocreación. Se trata de hacer las cosas con el mayor cariño y pasión posible, y sobre todo inteligentemente".

Mostrar en los Estados Unidos la realidad cubana captada por artistas de la Isla ocupa a la norteamericana Alexandra Halkin desde hace alrededor de dos décadas. Llegó a Cuba como integrante de la Brigada solidaria "Venceremos" en 1991.

"Siento que tengo que ayudar a educar a la gente en mi país sobre Cuba. La mayoría no tiene idea ni entiende el bloqueo y piensa que es hecho por Cuba", comentó Alexandra, quien ofreció una intervención especial sobre el Americas Media Initiative para promover el cine cubano hecho por jóvenes en la última jornada teórica del FIVAC, un evento que le pareció muy bonito y que le permitió encontrar personas muy interesantes.

"Este Festival se puede analizar y valorar en distintos niveles. Desde lo humano, desde la difusión, desde todo lo que implica el montaje y sus días de duración y por el resultado que implica esa convivencia de la gente de aquí con todos esos lenguajes artísticos", agregó Joan Raven, representante del Festival VIDET de Vilafranca del Penedēs, España.

El Festival de Camagüey tendrá frecuencia bienal, de ahí que la próxima cita sea en el año 2013, aunque en ese tiempo su comité organizador no detendrá el trabajo porque una máxima suya es insertar el FIVAC en el mundo a través de muestras curatoriales, para continuar promoviendo el género.

Pues al decir de Joan Ravet, "aquí hay una tradición de la imagen en movimiento muy grande, sobre todo del cine, y eso implica una aceptación y entrada de todos los materiales artísticos de la imagen en movimiento, aunque hay que reconocer que el videoarte es difícil en todos los sitios".

Autor: Yanetsy León González
Fuente: Adelante Digital

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal